Cholo soy y no me compadezcas


Sol Jacobs – Sobre 'Cholo soy no me compadezcas' en el comercial de Mi Banco: "Que un banco te robe tu capital económico ya es algo a lo que uno está habituado, pero que además se apropie de tu capital simbólico utilizándolo como estrategia para despojarte de ambos me resulta delirante, y que algunos lo celebren como un reconocimiento indentitario, más aún.

Cholo Soy de Luis Abanto Morales, es uno de los mas hermosos posicionamientos acerca de la identidad andina, y de otras formas de vida mas allá del modelo dominante neoliberal.
Parte desde la categoría Cholo y su uso peyorativo, para aceptar de manera irónica dicha identidad“pobre, triste, marginal” dejando en evidencia de manera simple, brillante y brutal, que aquello que desde los poderes se categoriza como Pobreza, no sólo se refiere a una “precariedad” económica sino que sobre todo estigmatiza y promueve el desprecio por una / unas formas de vida totalmente opuestas y distintas al poder dominante y asociadas estratégicamente a dicha precariedad, es decir: Todo lo que implica vivir al margen del sistema dominante es pobre, no solo económicamente, sino, y sobre todo culturalmente.

Cholo Soy deja en evidencia la posición de poder del blanco, del conquistador, del capitalino, para nombrar y clasificar a los demás en función a sus propios criterios de progreso, se monta encima todas las categorías impuestas, para desmontarlas una a una, a través de la apropiación irónica y valiente, y mediante el uso de una hermosa narrativa que describe sus propios paisajes, culturales, geográficos y emocionales, contraponiendo dos ordenes de vida totalmente distintos, cuestionando la noción imperante de Valor. Es decir: te pone en la cara, como una hermosa bofetada; todo aquello que es considerado pobreza, marginalidad exponiéndolas como nociones construidas desde la prepotencia y el fascismo, para anular la belleza implícita en otras formas de vida que a pesar de todo persisten.
En el comercial de Mi Banco, la apropiación de Cholo Soy va en un sentido totalmente contrario: lo Cholo que es en realidad una categoría punzante y variable se presenta como una identidad fija, total, y sobre todo urbana, los cholos han dejado sus piedras y sus cerros para surfear en la costa peruana, pues esa es la única noción de éxito posible, todo aquello que era reivindicativo en la canción original se ha revertido, el cholo ahora ocupa el lugar del conquistador – no sólo sus riquezas sino también sus formas de vida – sobreponiendo al discurso de la canción original el modelo de progreso neoliberal, que no sólo implica “bienestar” económico, sino una especie de superación cultural en la que no hay progreso posible si es que no vives en la costa, si es que no te forras en dinero, si es que no surfeas en el mar en lugar de pastear cabras en el monte.

Todo aquello que era peyorativo y revertido en la canción original es más bien asumido como propio desde la ilusión estratégica: De que para revertir el estigma solo es posible y deseable, únicamente, ocupar el lugar - real y simbólico - del estigmatizador. El resultado de esta lógica es más bien fascista, ya que los que no lo logran se quedarán estigmatizados para que, después de todo, sigamos teniendo a alguien por debajo de nosotros a quien explotar y despreciar.
Cholo Soy y No me Compadezcas (PORQUE AHORA TENGO PLATA)

Y los que no tenemos plata somos nadie (porque ahora ser cholo es ser alguien que tiene que mantener su nivel económico a cualquier precio, el riesgo es perder su identidad)."

*Y sobre los varios artículos que repiten que Boris Elkin escribió "Colla Soy": para Elkin quien escribió esta canción como declaración de justicia social, hubiera sido el máximo logro oirla en la voz de Abanto y atestiguar el cruce de fronteras de esta lucha.

23. Februar